Entrenamiento de fuerza. ¿Aumentamos de peso?

Peso

Entrenamiento de fuerza. ¿Aumentamos de peso?

El entrenamiento de fuerza es el entrenamiento que más “miedo” le tienen las personas, sobre todo las mujeres. Desde Agrupació Sports queremos dejar muy claro que realizar un entrenamiento de fuerza no implica que tus músculos se desarrollen de una manera brutal, como los músculos de un culturista. Para que los músculos se desarrollen tanto se tienen que seguir unos entrenamientos específicos de fuerza a largo plazo, acompañado de una alimentación y suplementos deportivos específicos.

El entrenamiento con pesas nos va a hacer trabajar los músculos de manera eficaz y quemar más calorías. Este tipo de entrenamiento nos hace aumentar el consumo de oxígeno post -entreno, lo que significa que sigues quemando calorías después de entrenar. Para conseguir que esto sea efectivo tenemos que saber cuál es nuestro peso perfecto para entrenar.

¿Qué peso es el más adecuado?

En el entrenamiento de fuerza podemos utilizar nuestro propio peso corporal o pesas. En este artículo vamos a hablar de los kilos que podemos colocarnos en cada movimiento. Lo primero que tenemos que saber es que cada músculo tiene un tamaño, por lo que no podemos colocar el mismo peso a todos los músculos de nuestro cuerpo. Podemos distinguir tres tipos: músculos grandes, intermedios y músculos pequeños. Cuanto más grande sea el músculo, como son los de las piernas, más peso podrá soportar.

Una vez que tenemos claro el tamaño de los músculos tenemos que conocer muy bien los ejercicios, es decir, conocer cuales son los movimientos que hay que realizar, igual que las posiciones. De esta manera, al controlar perfectamente todo es más complicado lesionarnos, aunque no imposible.

¿Mucho o poco peso?

Como hemos comentado anteriormente, tenemos que saber realizar los ejercicios perfectamente, coordinando los movimientos. Si llevamos mucho peso nuestro cuerpo no va a ser capaz de realizar el ejercicio perfectamente, lo que va a producir que nos hagamos daño. Tenemos que empezar con un peso que soportemos perfectamente, realizar el ejercicio y si nos vemos bien seguir aumentándolo.

¿Cómo sabemos que podemos seguir aumentado el peso?

En un entrenamiento de fuerza tenemos que exigirles a nuestros músculos. Nosotros sabremos que llevamos poco peso cuando nuestro músculo no nos quemen. Tenemos que llevarlos a la fatiga muscular para que todo nuestro entrenamiento de sus frutos.

Como veis el entrenamiento de fuerza es un complemento perfecto para ponerte en forma. Combinándolo con cardio, tu cuerpo estará fuerte y sano. ¡No le tengas miedo a las pesas!

Sin Comentarios

Dejar comentario

Al publicar un comentario en el blog entendemos que aceptas las condiciones de moderación del blog.