Lesiones deportivas. Causas y prevención (Parte II)

Lesiones deportivas

Lesiones deportivas. Causas y prevención (Parte II)

En el artículo anterior hablamos de qué  lesiones deportivas son más frecuentes hoy el día. Algunas de ellas seguro que muchos de vosotros las habéis padecido y otras igual todavía no las conocíais. En la siguiente parte vamos a hablar de por qué se producen estas lesiones deportivas, cómo se tratan y cómo podemos prevenirlas.

¿Por qué se producen las lesiones deportivas?

Como comentábamos anteriormente, la mayoría de las lesiones deportivas provienen de un mal calentamiento, un equipo inadecuado o una mala utilización del mismo, una falta de forma física, etc. Las lesiones deportivas pueden tener lugar por diferentes causas, y realizar deporte correctamente no te garantiza de no sufrir una lesión, pero se reducen bastante las posibilidades.

Teniendo en cuenta estas causas, para reducir el riesgo a sufrir una lesión deportiva hay que prestar atención al calentamiento, utilizar el material adecuado y aprender las técnicas correctas.

¿Cómo se tratan las lesiones deportivas?

Es importante dejar de hacer ejercicio físico en el momento que se perciban los síntomas de una lesión, ya que continuar con la actividad puede empeorarla y retrasar la recuperación.
En los casos en los que aparezca un dolor intenso, haya sangrado o exista sospecha algo más grave, es necesario acudir a un especialista. En caso contrario, si no es nada grave, los  síntomas suelen ir mejorando con reposo, aplicando frío en la zona afectada varias veces al día y manteniendo en alto (por encima del corazón) la zona lesionada. Para disminuir el dolor y reducir la inflamación, se pueden tomar analgésicos, antiinflamatorios o productos de aplicación tópica, como los sprays de efecto frío que proporcionan un alivio inmediato del dolor muscular o articular.

Algunos de los tratamientos más habituales de las lesiones deportivas son:

  • Uso de medicamentos, siguiendo siempre las indicaciones médicas. Recuerda que no debes automedicarte.
  • Inmovilización del área afectada.
  • Cirugía correctiva.
  • Rehabilitación con ejercicios kinesiológicos para ayudar a que la zona lesionada vuelva a la normalidad.

¿Cómo se previenen las lesiones deportivas?

A continuación, os damos una serie de consejos para evitar lesiones deportivas en nuestro organismo, a menos que sean producto de un accidente.

  • Realiza ejercicios de calentamiento y estiramiento antes de hacer deporte.
  • Hacer ejercicios de enfriamiento después de practicar deportes o hacer ejercicio.
  • No esforzarse demasiado, la sobrecarga muscular puede derivar en lesiones crónicas.
  • Si realizas ejercicios con saltos, intenta doblar las rodillas al tocar el suelo para amortiguar el impacto.
  • Al estirarte, hazlo sin torcer las rodillas.
  • Utilizar superficies blandas para hacer ejercicio.
  • Evitar correr en el asfalto o el cemento

En definitiva, el deporte genera beneficios a nuestro cuerpo, pero hay que prestar especial atención a la hora de realizarlos. Y en caso de sentir cualquier molestia, acudir al médico para tratarla de la manera adecuada.

Sin Comentarios

Dejar comentario

Al publicar un comentario en el blog entendemos que aceptas las condiciones de moderación del blog.