La esclerosis múltiple y el deporte

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple y el deporte

Desde Agrupació Sport queremos ayudar a difundir el mensaje de apoyo y solidaridad con la situación que viven los afectados por la esclerosis múltiple. Para ello, colaboramos con Fundación GAEM, la primera y única fundación privada sin ánimo de lucro constituida por pacientes para impulsar la innovación biomédica.

Situada en el Parque Científico de Barcelona y bajo la dirección de profesionales de la investigación y la biomedicina, seleccionan proyectos innovadores y los ayudan a crecer para aportar gran valor en este campo. También realizan una gran labor de informar y sensibilizar a la sociedad sobre la esclerosis múltiple.

En este artículo queremos concienciar sobre la esclerosis múltiple y los beneficios que puede aportar la práctica de deporte en la evolución positiva de los síntomas y calidad de vida de las personas afectadas.

Antes de diversos estudios realizados en la actualidad, con cierta frecuencia, los médicos recomendaban que no se realizara ejercicio físico si se padecía esta enfermedad, fundamentado en parte, por el aumento de la temperatura corporal, la mayor posibilidad de sufrir fatiga y el ligero aumento del malestar en los síntomas asociados.

Hoy se sabe, gracias a investigaciones en este campo, que el incremento de la temperatura del cuerpo durante el deporte cesa tras el reposo y no afecta en la enfermedad. También se asocia que el deporte, practicado de forma regular y a una intensidad media, puede beneficiar a combatir la fatiga.

Actualmente se recomienda introducir el deporte como parte de los hábitos saludables y para combatir la inactividad, que siempre afecta de manera negativa en el desarrollo de la esclerosis múltiple. El deporte aeróbico, de fuerza y neuromotor es el más recomendado para realizar. Algunas indicaciones son:

– Hacer ejercicio en periodos cortos de tiempo: practicar deporte dos veces al día en fracciones de tiempo de 20 minutos en lugar de una vez durante 40 minutos es fundamental para evitar la fatiga y acomodar el cuerpo al ejercicio progresivo.

– Adecuar el deporte a la climatología evitando practicarlo cuando las temperaturas son elevadas: seleccionar deportes acuáticos en verano es una gran elección para contrarrestar temperaturas altas que puedan afectar negativamente.

– Descubrir nuevos deportes: Yoga, Taichi, o pilates son actividades neuromotoras que sin duda favorecerán en el equilibrio, la coordinación y la fuerza musular.

Al margen de los beneficios que pueda tener el deporte desde el enfoque de mejorar los síntomas asociados a la esclerosis múltiple, también se generan otros “beneficios colaterales” como la liberación de endorfinas, la mejora en el aspecto físico y por tanto, emocional. Si quieres aportar algo en este artículo no dudes en comentar y nosotros lo añadiremos. ¡Colabora por una buena causa!

Sin Comentarios

Dejar comentario

Al publicar un comentario en el blog entendemos que aceptas las condiciones de moderación del blog.