Ambidiestros en el mundo del deporte

ambidiestros

Ambidiestros en el mundo del deporte

Solo un 1% de la población es ambidiestra. Una minoría que se convierte en privilegiada a la hora de practicar algunas especialidades deportivas en las que su habilidad se convierte en una gran ventaja. Te contamos los casos más interesantes de ambidiestros en el mundo del deporte.

Los grandes deportistas son capaces de sumar a su talento características adquiridas a través del entrenamiento y el esfuerzo. Atletas, tenistas, boxeadores, futbolistas consiguen dominar movimientos incluso con su “mano o pierna mala” convirtiéndose en la élite de sus especialidades. En algunos casos, esta condición es innata y ha significado un apoyo con el que conseguir marcar diferencias.

Debido al particular funcionamiento de su cerebro, no se puede afirmar que cuenten con un hemisferio dominante. Mientras que es la parte derecha la que manda en los zurdos y la parte izquierda en los diestros, el grado de dominio de cada hemisferio está equilibrado en los ambidiestros. Hay un alto porcentaje de relación entre personas ambidiestras y personas con sinestesia, relacionar colores, sonidos o sabores, lo que explica que muchas personas compartan estas dos peculiares cualidades.

Los ambidiestros mandan

Aunque la ventaja de ser ambidiestro se presenta en una gran mayoría de deportes, esta ventaja es mayor en algunas especialidades. El boxeador Óscar de la Hoya, basaba su estilo de combate en su capacidad natural para utilizar ambas manos. La tenista Martina Navratoliva, se convirtió en la mejor tenista de su época gracias a su capacidad de golpear con ambos brazos llegando en ocasiones a cambiar la raqueta de lado en lugar de utilizar el golpe de revés. Atletas de 400 vallas o 3000 obstáculos, pruebas en las que tienes que cambiar de pierna en cada salto, son otros de los grandes beneficiados por su condición de ambidiestros.

No todo son facilidades

Vivimos en un mundo para diestros. El aprendizaje y desarrollo de las habilidades de un ambidiestro se pueden ver frenados si no se detecta su talento a tiempo. Muchos zurdos tienen problemas para trabajar con su condición natural, mientras que los ambidiestros pueden perder las ventajas con las que podrían haber contado desde el principio.

El entrenamiento es la clave

Para sacar el máximo partido a esta cualidad y para llegar a un nivel de maestría que haga dudar a los expertos, el esfuerzo es fundamental. Son conocidos los casos de deportistas que han hecho plantearse a propios y extraños si su habilidad se debe a un privilegio natural o a las horas de aprendizaje. Casos como los de Lionel Messi o Rafael Nadal, que han adaptado su juego hasta el límite de la naturaleza, utilizando ambas manos y piernas, se han convertido en estrellas adquiriendo la habilidad de un ambidiestro.

La próxima vez que veas una competición deportiva, no pierdas de vista a los que se desenvuelven con facilidad con ambas manos o piernas. Puedes estar ante un miembro de ese 1% privilegiado para la práctica del deporte.

Sin Comentarios

Dejar comentario

Al publicar un comentario en el blog entendemos que aceptas las condiciones de moderación del blog.