El deporte y la diabetes: ¿qué debes saber?

deporte y la diabetes

El deporte y la diabetes: ¿qué debes saber?

De repente, un día cualquiera, tras unos análisis de sangre, el médico te dice que tienes diabetes. El primer impacto que causa la palabra diabetes en una persona es terrible. Pronto imaginamos agujas y un exhaustivo control de los alimentos, ligando todo ello a una tortura de por vida.En este punto, la rápida adaptación al cambio resulta fundamental. Tu médico te indicará qué hábitos y costumbres previos al desarrollo de la enfermedad puedes mantener, así como de qué manera manejar el deporte y la diabetes. 

El deporte y la diabetes conforman un matrimonio ideal

El ejercicio físico puede ayudar en gran medida a obtener ese punto de equilibrio que supone el control de la diabetes. Las personas diabéticas tienen que conocer el contenido de hidratos de carbono de los alimentos o su relación con las dosis de insulina, para así tener la capacidad de modular estas circunstancias en función de la intensidad, la duración o la frecuencia con la que realiza se hace deporte.

En las personas con diabetes tipo 2, que tienen una constitución normal o un ligero sobrepeso, el deporte resulta beneficioso en el control metabólico, aligerando los niveles de hemoglobina glucosilada. Este suceso es similar al obtenido por algunos fármacos, reforzando la certeza de que el deporte y la diabetes tienen que ir de la mano siempre que se pueda.

En la diabetes tipo 1 está demostrado que la práctica de deporte genera una reducción de las necesidades de insulina. En este tipo de diabetes, es importante un buen control de la insulina, la alimentación, y el ejercicio, y lograr así una correcta regulación de la diabetes.

La única complicación que puede derivar la relación entre el deporte y la diabetes es una posible hipoglucemia. Cuando se realiza algún ejercicio, los músculos consumen glucosa de la sangre. Si este hecho no se compensa con celeridad aportando hidratos de carbono o reduciendo las dosis de insulina, aparecerá la hipoglucemia.

Podríamos asegurar que el deporte y la diabetes son compañeros que se ayudan mutuamente en busca del equilibrio ideal de cada persona. Siempre que se practique ejercicio se debe hacer de manera controlada y preferiblemente bajo pautas médicas.

Desde Agrupació te damos un consejo: ¡practica deporte y sé feliz!

Etiquetas:
Sin Comentarios

Dejar comentario

Al publicar un comentario en el blog entendemos que aceptas las condiciones de moderación del blog.