Curling, la agradable sorpresa de los deportes de invierno

Curling

Curling, la agradable sorpresa de los deportes de invierno

Con la llegada de los Juegos Olímpicos de invierno, nos fijamos en algunas de las especialidades minoritarias que llaman la atención y consiguen una gran cantidad de seguidores en estas fechas. Es el momento de hablar sobre el Curling, uno deporte olímpico reciente que se ha convertido en una de las estrellas de este evento.

Esta modalidad deportiva ha despertado el interés de muchas personas sorprendiendo como espectáculo entretenido para los espectadores y que se puede practicar fácilmente a cualquier edad. Ya en el siglo XVI se practicaban juegos en los que el Curling encontró su origen, llegando a principios del siglo XIX en Escocia a la versión en la que se inspira la versión actual. Al tratarse inicialmente de un deporte que se practicaba en el exterior, fue en los países de climas fríos en los que encontró mayor apoyo y número de licencias, destacando Canada y los países nórdicos.

Aunque en ocasiones se practico como deporte de exhibición, su momento de formar parte del programa oficial de los juegos llegó en Nagano 1998. Desde entonces ha sido fiel a la cita y cada vez gana más adeptos y gente que se anima a practicarlo.

¿Cómo se juega al curling?

Las reglas son muy sencillas y nos recuerda claramente a otro deporte muy practicado en Francia y España como la petanca. Cada partida tiene diez entradas en las que cada equipo desliza por turnos piedras de granito de 20 kilogramos de peso. El objetivo es que la piedra se detenga en el centro de la diana dibujada en el suelo al otro lado de la pista. Para conseguir este objetivo pueden apoyarse en en el resto de piedras y golpear las paredes laterales, pero si se detienen antes de la línea a mitad de pista o superan la linea situada después de la diana quedan eliminadas de la partida. Al finalizar la ronda el equipo con la piedra más cercana al centro de la diana suma un punto, pudiendo sumar más a su marcador si tiene más piedras en la zona entre el centro y la primera piedra del equipo rival. En el caso de no haber ninguna piedra en la zona la ronda termina con empate a cero.

Uno de los motivos que han convertido este deporte en una especialidad tan popular, es la gran diversidad de participantes de cada equipo. Diferentes edades sin distinción de género es lo que caracteriza al curling como uno de los deportes más inclusivos del panorama actual. Si cuentas con un lugar cerca en el que poder practicar esta divertida modalidad deportiva, no dudes en reunir a tus amigos o inscribirte en algunos de los equipos que están en constante crecimiento buscando nuevos jugadores. ¡No te arrepentirás, ponte en forma sobre el hielo!

Sin Comentarios

Dejar comentario

Al publicar un comentario en el blog entendemos que aceptas las condiciones de moderación del blog.