LISS, ejercicio para los que quieren un ritmo tranquilo

LISS

LISS, ejercicio para los que quieren un ritmo tranquilo

Hacer deporte está al alcance de todos. No hay excusas, si estas empezando, si tu objetivo es perder grasa o tu estado de salud no te permite hacer grandes esfuerzos, es el momento de probar el método de entrenamiento LISS.

Low Intensity Steady State (LISS), entrenamiento de baja intensidad prolongado. Esta rutina de entrenamiento es la opuesta al High intensity interval training (HIIT), del que hablamos en artículos anteriores. Lo que las diferencia es la duración y la intensidad del entrenamiento, siendo el LISS más suave que el HIIT.

La rutina de ejercicios LISS se realizan en un periodo de tiempo largo. Las sesiones oscilan entre los treinta y sesenta minutos, acompañados de una intensidad media – baja, entre 60 – 70% de tu límite. Es decir, todo aquello que te permita mantener una conversación fluida con otra persona.

Lo contrario, a la rutina HIIT, que puede durar desde los cinco minutos a una hora de entrenamiento, a una intensidad mucho más alta.

VENTAJAS DEL MÉTODO LISS

Esta rutina de ejercicios de baja intensidad y largo periodo de duración, pueden ser practicado por todas las personas.

Es una excelente manera de empezar en el mundo del deporte. Gracias a él, conseguimos crear una base aeróbica, fundamental para, posteriormente, aumentar la intensidad de nuestros ejercicios y poder pasar a la rutina de entrenamiento más exigentes como son los HIIT.

Los ejercicios que forman el entrenamiento son muy sencillos e ideales para las personas que quieren perder peso. La energía necesaria para realizarlos la obtenemos de las reservas de grasa, lo que nos va a hacer disminuir nuestro peso. Incluso para personas que practican deporte de manera regular, les puede ser útil para recuperaciones activas o para los días que más cansados se sientan.

RUTINAS LISS

La frecuencia con la que podemos practicar esta rutina es mayor, al tener los ejercicios la intensidad muy baja. Caminar, trotar, subir escaleras, cuestas suaves, utilizar la elíptica, bici estática… son algunos de los ejercicios que englobaría el método LISS.

Lo ideal es la combinación de la rutina LISS, con la HIIT. Con los HIIT conseguiremos tonificar nuestros músculos, así evitaremos lesiones posteriores. Y con el LISS, perder grasa y mantenernos en forma.

Además de la combinación de estos dos métodos de trabajo, es importante mantener una alimentación equilibrada, descansar y escuchar a nuestro cuerpo. No hay que forzar, hay que tener muy claro los límites y mejorar poco a poco. Con el tiempo observaremos nuestra evolución y mejoras en resistencia, fuerza y bienestar.

Encuentra tu ritmo y comienza a llevar una vida sana.

Sin Comentarios

Dejar comentario

Al publicar un comentario en el blog entendemos que aceptas las condiciones de moderación del blog.