Correr una 10K: Primera parte

correr

Correr una 10K: Primera parte

La fiebre por las carreras populares continua. Correr se ha convertido en casi una religión para algunas personas. Pueden ser de distancias más largas o más cortas, aunque las que fundamentalmente predominan son las 10k.

La 10k es una prueba aeróbica, en la cual la intensidad es baja pero la duración del ejercicio es alta. Para realizarla necesitamos tener mucha resistencia.

Para conseguir la energía necesaria para alcanzar la meta, se necesita quemar hidratos y grasas y para ello es necesario oxígeno.

Correr, además de ser una actividad deportiva, también es una buena manera de liberar tensiones, levantar el estado de ánimo, aumentar nuestra capacidad de superación… En resumen, nos hace sentirnos bien.

Condición física

Antes de lanzarnos a correr una 10k tenemos que saber en que estado físico nos encontramos y cuál es nuestro grado de resistencia. Es importante no engañarnos, de esta manera evitaremos lesiones posteriores.

A partir de ahí sabremos cuanto tiempo necesitamos para preparar la carrera.

Entrenamiento

La preparación para una carrera es lenta, sobre todo si estamos hablando de distancias como son los 10k, considerada una distancia larga que requiere mucho esfuerzo.

El entrenamiento es progresivo. No nos debemos frustrar si empezamos caminando, es importante habituarnos a la actividad y paulatinamente ir añadiendo pequeños intervalos de carrera. De esta manera conseguimos ganar resistencia y motivación.

Un error muy habitual es empezar muy fuerte. Esto hace que nos vemos derrotados en la primera sesión y no queramos continuar.

Motivación

Uno de los factores importantes es la motivación. Una manera de hacerlo y no rendirnos es

  • Apuntarnos con amigos: Es más fácil cumplir objetivos y no perder ningún día de entrenamientos si se hace acompañado. Del mismo modo que las semanas antes a la carrera, antes, durante y después de esta, compartir los nervios, las sensaciones con una persona hace que todos los nervios acumulados se conviertan en energía para lograr la meta. Aunque, hay quienes les gusta correr solos. Marcar su ritmo y evadirse. Esta también puede ser una gran motivación, superación personal.
  • Música: Salir de casa, ponerte los casos y disfrutar. Siempre hace falta eso, almacenar en una lista de reproducción los grandes temas que siempre te llenan de energía. Estudios afirman que salir a correr con música aumenta nuestra resistencia y motivación.
  • Correr al aire libre: El contacto con la naturaleza nos permite relajarnos, sentirnos bien y evadirnos, Además, si lo hacemos por la mañana, estaremos llenos de energía durante todo el día.

Cuando tengamos claro nuestra capacidad deportiva, por donde empezamos y estemos motivados, es el momento de prestar atención a nuestro equipamiento.

Equipamiento

Nuestro aliado en el asfalto o en la tierra es el calzado, por lo tanto, es aconsejable contar con unas buenas deportivas, de esta manera evitaremos lesiones.

En tiendas especializadas para runners o deportes en general, te ayudaran a elegir las mejores deportivas que se adapten a ti y a los terrenos por donde vas a correr. Ligeras, con más o menos suela, con más agarre, etc. Hay un montón de modelos y colores donde elegir.

En definitiva, una vez que se tengas los puntos claros, solo queda mentalizarse y saber que todo con esfuerzo se consigue ¿Te atreves?

Sin Comentarios

Dejar comentario

Al publicar un comentario en el blog entendemos que aceptas las condiciones de moderación del blog.