Hydrorider: practica spinning bajo el agua

Hydrorider

Hydrorider: practica spinning bajo el agua

El Hydrorider o spinning en el agua, como la misma palabra indica, consiste en desarrollar ejercicios en una bicicleta estática aprovechando la resistencia del agua. Como dato, cabe destacar que tanto el hydrorider como el spinning, son marcas registradas, y podremos encontrarlas bajo diferentes nomenclaturas.

La actividad se adapta a todo tipo de usuarios y el objetivo consiste en realizar un entrenamiento divertido y eficaz, con el que trabajaremos tanto la capacidad aeróbica como la musculación del tren inferior, sin olvidar el abdomen y lumbares.

La bicicleta acuática en el hydrorider

La diferencia principal de la bicicleta acuática con una bicicleta estática estándar es que, mientras ésta lleva una cadena y unos puntos de resistencia auto regulables en el manillar en función del esfuerzo e intensidad, la bicicleta de agua no lleva esa transmisión de la cadena, sino que dispone de unos cojinetes de fricción sobre los que giran los pedales, y la resistencia al pedaleo la proporciona el agua por medio de unas aletas con tres puntos de anclaje del pedal en el eje central. Cuando fijamos en el punto más externo, aumentamos la resistencia y conforme más cerca del eje de giro fijamos, más disminuiremos la resistencia. En este punto tenemos que estar seguros de la resistencia con la que queremos trabajar, ya que no podremos modificarla a lo largo de la sesión.

A la hora de comenzar el ejercicio, la profundidad aconsejable es de entre 1,30 mts. y 1, 47 mts. Que el agua llegue por el esternón

Recomedaciones

  • No existen contraindicaciones a la hora de realizar hydrorider, pero si que hay que tener mucho cuidado si las sesiones se llevan a cabo en agua a altas temperaturas. La temperatura perfecta del agua debe ser, como máximo 27 °. La termorregulación aquí es diferente y no podemos ejercitarnos con temperaturas de agua elevadas porque no disiparíamos nuestro calor.
  • Existen tres tipos de resistencia: básico, medio y avanzado. Otro punto importante es ajustar la resistencia de la bicicleta para trabajar cómodos y en una intensidad acorde con nuestro físico u objetivos. Cuando el trabajo consiste en rehabilitación, se elegirá la resistencia básica.
  • Para que el pedaleo sea uniforme y regular, debemos tener nuestro cuerpo bien situado en la bicicleta. Introduciremos los pies dentro de los calapies y apoyaremos las manos en la base del manillar.

En conclusión, podríamos decir que el hydrorider es una modalidad de ejercicio aeróbico que gracias a la resistencia que el agua ofrece, podemos realizar un tipo de ejercicio que no es agresivo con las articulaciones ni genera impactos negativos en las rodillas, favoreciendo una musculación homogénea. No dudes en practicarlo y llevar a cabo nuestros consejos si existe algún centro cercano a ti que lleva a cabo esta original modalidad de spinning.

 

Sin Comentarios

Dejar comentario

Al publicar un comentario en el blog entendemos que aceptas las condiciones de moderación del blog.